Análisis geopolítico en español

donald trump edificio

Trump persigue el voto israelí

en América/Oriente Medio por

En Israel existen entre 300 y 400 mil votantes americanos que pueden decidir las elecciones del próximo noviembre. En 2012, el 85% de los electores desde Israel votaron a los republicanos

En menos de tres meses la candidata demócrata, Hillary Clinton, y su rival republicano, Donald Trump, se enfrentarán a la elección presidencial que situará a uno de ellos en la Casa Blanca. Debido a los bajos índices de popularidad de cada uno de ellos, cada voto cuenta. Clinton cuenta con rechazo entre los sectores más a la izquierda entre los votantes demócratas -aquellos que apostaban por Bernie Sanders en primarias y que la recibieron con abucheos durante la Convención Demócrata-, aunque las dificultades de la ex secretaria de Estado no son ni de lejos parecidas a las que el multimillonario Donald Trump sufre en la filas republicanas, donde alguno veteranos del partido han manifestado públicamente sus discrepancias con él y otros muchos lo hacen en privado.

Las últimas encuestas señalan la necesidad de Donald Trump de conseguir votos. Este martes, sin ir más lejos, CNN publicaba un sondeo en el cual Clinton sacaba 10 puntos a Trump (46% – 36%). Por eso parece que Trump se ha fijado en Israel. Sí, el país de Oriente Medio. La explicación es sencilla: en Israel viven entre 250.000 y 300.000 americanos con derecho a voto el próximo noviembre. En las últimas elecciones presidenciales (2012), el 85% de los votantes americanos que ejercieron su derecho desde Israel lo hicieron por el candidato republicano Mitt Romney. Además, esos votos pertenecen, en buena parte, a Estados que pueden resultar decisivos, como Ohio o Florida.

Marc Zell, presidente de los republicanos en Israel, recordaba estos días que en la elección del año 2000, cuando la victoria de George W. Bush sobre Al Gore se decidió por 500 votos en Florida, “1.500 votos para Bush [en Florida] vinieron de Israel durante esa elección. Así que, si no hubieran votado, Bush no hubiera sido presidente”. No sabemos si la elección de noviembre será tan ajustada o si Israel será decisivo pero es un campo abonado para el partido Republicano y Donald Trump debe apurar las opciones que se le presenten.

Periodista y politólogo. Doctorando en Política Europea. Fundador de Brupek y periodista freelance para diferentes medios.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último de América

Ir a Arriba